Un Tabernáculo en Primariolandia

Hola a todos y todas! heme aquí aflorando a la vida real nuevamente después de unas semanas sepultada en apuntes y libros. Bueno,  ahora sigo sepultada, pero en pañuelitos y estornudos… pero no importa, no más clases! Pasó mucho más tiempo sin escribir del que hubiese querido, así que sin más palabrerío inicial comienzo a ponerme al día. En uno de los últimos post ya les había adelantado que teníamos pensado hacer una réplica del santuario en uno de los espacios del aula. Las que  se dieron una vuelta por el facebook de Primariolandia ya habrán podido ver algunas de las fotos de como quedó.

Lo cierto es que nunca pensamos que nos iba a llevar tanto tiempo. La preparación fue cansadora…cuando lo íbamos a estrenar no queríamos saber más nada del santuario! . Pero ese cansancio se esfumó mágicamente el sábado de mañana en el que lo “estrenamos”. Bueno, ya les cuento eso, pero primero algunas fotos.

Queda en evidencia que la materia prima fue el papel dorado y el cartón. Tanto el arca como las mesas del incienso y la de los panes son simplemente cajas forradas con este papel, y los “palos” para levantarlas son cañas forradas también. Para hacer que duren más, a los panes los “embalsamamos” con barniz. Al candelabro lo mandamos a hacer a una herrería (parientes de Caro), quedó buenísimo! Ah, y usamos sahumerios como incienso. Costó mucho conseguir dibujos de los ángeles del arca, así que si alguien necesita se los mando.

Como nos llevó varias semanas hacerlo, mantuvimos tapado todo el sector para generar misterio. El sábado elegido para estrenarlo (después de varias postergaciones), optamos por hacer un programa especial extra al horario de la escuela sabática, ocupando el horario del sermón. Una vez finalizadas las actividades de cada sábado, los disfrazamos a todos de israelitas y los identificamos a cada uno con una “credencial” de su tribu (siguiente post cuento bien lo de las tribus). Asistieron muchísimos chicos, desde Enero que no teníamos más de 3o  un sábado! Confieso que en algún momento empezamos a pensar en implementar alguna técnica de relajación, porque encima que eran muchos estaban con toodas las pilas, y en el programa que habíamos planeado no iban a poder “descargarlas”. Creo que fue clave la estrategia que usó Sabri para “calmar las aguas”. Primero, les empezó a hablar bien suavecito, por lo que se tuvieron que callar para escucharla (esta técnica no suele fallar); entonces les indicó que para poder subir la “cortina”  y ver lo que había dentro del santuario iban a tener que hacer un efecto de sonido.

Qué efecto de sonido? “Compruébelo usted mismo”

Una expresión vale más que mil palabras

Contábamos con la presencia de  un “amigo de la casa” (ya estuvo visitándonos en otra oportunidad), Pr. Carlos Barros, quien se encargó de explicarles cada uno de los lugares del santuario. No volaba una mosca.

DSC06313

Tuvimos la suerte de conseguir un traje del Sumo Sacerdote, hecho tal cual lo dice la Biblia (gracias Mariana!) pero el problema es que teníamos que encontrar un modelo al que le entre! Sobre la hora encontramos al “Ovejita” (el que lea y sea ex alumno de Balcarce y conozca esto de la herencia de apodos, entienda), quien gustosamente o no (no le dimos mucha opción pobre) aceptó el cargo, y lo ejecutó a la perfección.

Fue un momento solemne. No exagero. Los chicos escucharon atentos cada una de las explicaciones, y pudieron ir viendo toda la tarea del sumo sacerdote. El plan de salvación en imágenes, en rituales, en forma concreta, la que los niños mejor pueden entender. Con las chicas (el resto de las maestras) hablábamos al final de lo sorprendidas que estábamos del impacto que había tenido en nuestros alumnitos….y también en nosotras. La noche anterior les había compartido una cita de Elena de White  que encontré:

“La correcta comprensión del ministerio en el Santuario celestial es el fundamento de nuestra fe”.

 El Evangelismo, 165.

Nos quedamos pensando que por ahí no era tanta casualidad que nos haya llevado tanto tiempo terminarlo.

La idea es que, a partir de este nuevo trimestre, nuestros alumnos puedan ir fijando lo que aprendieron ese sábado a través de diferentes actividades: lapbook del santuario, participación activa en los rituales (por tribus se van a turnar y ser “levitas”), etc. De paso, tienen prohibida la entrada al santuario, o sea, no es un lugar de juego, la idea es que a pesar de ser una réplica, le asocien la seriedad y la reverencia que amerita.

No quiero explayarme más, pero cualquier consulta estaré feliz de contestarla (me encanta saber quien está del otro lado).

Yo y mi gripe nos despedimos hasta mañana (si, me voy a poner al día esta semana)

Gise

pd: la última lección de este trimestre es acerca de la construcción del santuario. Digo, por si se entusiasman con hacer una ustedes también, ya les sirve para esa lección también. 

Anuncios

5 pensamientos en “Un Tabernáculo en Primariolandia

  1. Pingback: Maqueta del tabernáculo | Primariolandia

  2. Pingback: Un centenario ganado | Primariolandia

  3. Pingback: Sobre tribulaciones y nuevos trimestres | Primariolandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s