Un golazo

“Un golazo de media cancha”. Con esta frase futbolera, que se me pegó por lo mucho que lo usan mis amigos, resumo cómo nos resultó la idea de usar los lapbook el trimestre pasado. Hace un tiempo les había contado de este proyecto, que consiste básicamente en que los niños tengan una carpetita por eslabón, donde cada sábado los chicos peguen algo que les recuerde la enseñanza de la historia aprendida, y que al final de ese período se lo puedan llevar a la casa. Para no recargarnos, organizamos y dividimos las tareas de forma tal que la actividad para el lapbook esté a cargo de alguien diferente a quien le toca dar la lección ese sábado.

Aclaración para los que no están familiarizados con el sistema de escuela sabática adventista que utilizamos: cuando hablo de eslabón me refiero al valor central que funciona como unidad temática, organizando las historias bíblicas y las enseñanzas de cada semana (las cuales se encuentran en los  folletos que los niños tienen, y en los correspondientes manuales para nosotros, los maestros). Cada eslabón (Servicio, adoración, gracia y comunidad) abarca aproximadamente 4 semanas. 

Analizando la experiencia, la verdad es que son más las ventajas, aunque si considero que hay cosas que mejorar para la próxima.  En mi opinión, una de las mayores ventajas de este “sistema”, es que sirve de hilo conductor, le da un orden lógico a las historias y los valores aprendidos cada sábado. A su vez, nos ayudó a organizarnos nosotras, y en cierto sentido a sumarle relevancia a las actividades que les damos para hacer, extendiendo su fecha de vencimiento-basurero.

 

Como verán, nada del otro mundo las manualidades, más bien cosas sencillas que se nos iban ocurriendo, la idea era que sean lo más variadas posibles así quedaba más divertida e interactiva la carpeta. Para evidenciar el hilo conductor, ya de antemano pensé en el objetivo del eslabón, y los valores a enseñar cada sábado, y en base a ello, armé el diseño de base. Para clarificar un poco esto, les muestro el que hice para el eslabón “Gracia”.

Set gracia

(quedó claro que  la gracia es un regalo no?  ja)

El “regalo grande” lo usamos para la tapa del lapbook (abajo tenían que poner su nombre), y los demás fueron para representar la enseñanza de cada sábado (se los fuimos dando sábado por sábado para darles libertad de que organicen su lapbook como quieran)(muy pro creatividad estas seños…). Lo que si, me olvidé de sacarle fotos a estos lapbooks terminados.

Si hablamos de saldos a mejorar para la próxima, una de las desventajas que se me ocurren, es que por ahí al destinar los minutos finales y las manualidades a este sistema, descuidamos las actividades de “compartiendo lo aprendido” , ya que no se llevaban lo hecho para compartirlo con otros. Era más bien un “reteniendo lo aprendido” ja. Pero bueno, queda el desafío de pensar como combinar estos dos objetivos.

Termino contándoles que el otro día me escapé a curiosear (nada que ver con chusmear :p) cómo quedaron pintadas las aulas del Templo Nuevo  de la Universidad Adventista del Plata. He aquí la evidencia recolectada.

 

Veredicto final: “Pipí cucú” (termino muy argentino, sepan disculpar los queridos lectores extranjeros). Quedé maravillada. Buscando a dónde hay que anotarse para que pinten así nuestras aulas de la Iglesia del Parque. Qué dicen? Se anotarían?

Un abrazo friolento desde arriba de la ola polar que tenemos en Buenos Aires!

Anuncios

2 pensamientos en “Un golazo

  1. Pingback: Un centenario ganado | Primariolandia

  2. Pingback: Sobre tribulaciones y nuevos trimestres | Primariolandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s