¿Y por casa cómo andamos?

Para los que no están familiarizados con esta expresión idiomática argentina, generalmente se le pregunta a alguien “¿Y por casa cómo andamos?” cuando se le quiere hacer notar que está criticando a los demás sin ver sus propios defectos.

Hace un tiempo me hice a mi misma esa pregunta después de haber contado el misionero. No a raíz de una crítica, sino al contrario. Pensando en que cada sábado escuchamos testimonios de gente de alrededor del mundo que comparte su amor a Dios con otros o de sus conversiones y demás, me agarró una “rebeldía santa”. Basta, no quería  meramente escuchar historias y testimonios de otros niños, quería que mis alumnitos vivan en carne propia experiencias misioneras…que ellos puedan tener testimonios que contar.

Teniendo en mente esto, el sábado siguiente dividimos a los chicos en grupitos, cada uno liderado por una de nosotras, y los desafié a escribir la mayor cantidad de ideas de cosas que podríamos hacer por otros. Una vez que terminó el tiempo pautado, cada grupo compartió sus ideas con el resto, y las pusimos dentro de un frasco. La propuesta era ocasionalmente ir sacando los papelitos del frasco e ir realizando las iniciativas que aparezcan.

Fuente

Una de ellas fue ir a visitar a los ancianos que viven en uno de los geriátricos de la Localidad. Los visitamos hace algunos sábados atrás, en el horario de la escuela sabática. Los chicos les prepararon tarjetas, las cuales entregaron con beso y abrazo incluido.

Unos sábados después, en el momento del misionero, les conté disimuladamente la historia de su visita (“disimuladamente”: dícese de tratar de que no se den cuenta hasta el final de que la historia era acerca de ellos). Fue algo corto y sencillo, con el objetivo de que puedan comprender que al igual que los chicos de India (este trimestre van las ofrendas para allá) ellos pueden ser misioneros en su lugar.

historia del misionero

¿Y por casa cómo andamos? Mejorando. Nos falta todavía. Hace tiempo que queremos emprender algún proyecto solidario en los que los chicos puedan participar activamente (no que se reduzca a que los padres les elijan juguetes y ropa para regalar). La idea todavía no llegó, pero estamos a la caza. También estamos considerando hacer una nueva versión de los agentes misioneros secretos. Ideas serán bienvenidas.

Termino agradeciendo a las personas que comentaron en el blog, fui feliz leyendo sus mensajes. Me encanta saber quién está del otro lado.

Desde Entre Ríos brindo con mi taza de té para que tengan un hermoso sábado!

Gise

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s